-
Bienvenido a mi morada. 
Entre libremente por su propia voluntad, 
y deje parte de la felicidad que trae.
(Drácula, de Bram Stoker)