Fin de viaje, de Virginia Woolf

¡¡Hola a todos!! ¿Cómo va la semana?

Hace muchísimo tiempo que tengo pendiente la reseña de esta novela, tanto que han pasado dos años de su lectura, de hecho fue una de mis lecturas favoritas de 2015 (ahora seréis verdaderamente conscientes del atasco abismal que tengo con el blog). Pero por fin le ha llegado el turno.

La razón de que os traiga hoy esta reseña (después de tanto tiempo podría haber esperado una semana más o menos) es su título: el pasado día 29 llegó un fin de viaje, laboral, para mí (al menos hasta que encuentre otra cosa) y, salvando las distancias y aunque no ha sido muy duradero (pero sí intenso), ha sido un pequeño antes y después en mi vida, como pasa con el viaje que realizan los protagonistas de esta novela.



Fin de viaje


Si alguien menciona a Virginia Woolf pronto se enciende la bombilla en nuestra cabeza con Las olas o con Una habitación propia, pero creo que pocos conocen su opera prima: Fin de viaje, que fue publicada en 1915 por el medio hermano de la autora Gerald Duckworth and Company Ltd.
Resulta doloroso, para personas que se alejaban de allí a la ventura sobre el mar, que la ciudad siguiera brillando, siempre en el mismo sitio, como un faro inalcanzable cuyo halo de luz amarillenta se elevaba hasta las nubes prolongado por la neblina.
El Euphrosyne zarpa de Londres rumbo a Sudamérica. Rachel Vinrace, su padre, Willoughby Vinrace; su tío, Ridley Ambrose; su tía, Helen Ambrose y el señor Pepper, un amigo de la familia, son sus pasajeros.

Los primeros días transcurren distantes, la familia hace mucho tiempo que no se ve y, sobre todo, la relación entre tíos y sobrina es casi la de unos completos desconocidos. Sin embargo, esto cambia cuando se incorpora a bordo el matrimonio Dalloway, formado por Richard y Clarissa.

Llegados aquí, he de hacer un pequeño parón antes de continuar con la historia para hacer hincapié en el personaje principal, la protagonista: Rachel Vinrace. Rachel se quedó huérfana de madre siendo niña y desde entonces ha vivido en el campo al cuidado de sus tías y su padre (cuando éste no está de negocios) que la han sobreprotegido demasiado, como ella misma dice:
Había sido educada como la mayoría de las muchachas ricas de su generación. Amables doctores y tímidos y cultos profesores, le habían enseñado los fundamentos de las Ciencias, pero sin forzarla a adentrarse en ellas, ni hacerla trabajar de firme. (...). Ningún tema fundamental le era conocido a fondo. (...) De la concepción del Universo, de la Historia del Mundo, de cómo o porqué funcionaban los trenes, en qué se invertía el dinero, qué leyes gobernaban a su país, cuáles eran los deseos y ambiciones de la Humanidad, eran cosas sobre las que sus profesores no le dado ni la más pequeña indicación.
Es por ello que se refugia en su mundo, en la música, rehuyendo de todos con su carácter tímido e introvertido que tanto disgusta a su tía Helen y que ésta se ha propuesto cambiar haciendo que su sobrina pase con ella el mayor tiempo posible aún después del viaje en barco. Lo que Helen desconoce es, que en el fondo, Rachel sueña con pasar de oruga a mariposa, de patito a cisne, y que para ello solo necesita de alguien que le dé la libertad de expresarse y preguntar sin ser juzgada por su punto de vista más moderno respecto a la sociedad londinense, a veces, más ingenuo e infantil, otras.

Virginia Woolf refleja con detalle, pero sin resultar pesado, la clase aristocrática londinense con sus claros y sus oscuros, centrándose, sobre todo, en las mujeres, dentro de las cuales destaca Rachel en su rol de Pepito Grillo preguntándose acerca de todo cuanto la rodea.

Fin de viaje es, en definitiva, el fin de un viaje, del amor, de la vida, narrada de forma omnisciente, una crítica a la banalidad y superficialidad de la clase aristocrática y una reivindicación de la mujer.


(Imagen: mix de imagen extraída de "Tus guías de viaje" y cubierta del libro) 

Mi puntuación:

WOOLF, Virginia. Fin de viaje. Caralt. ISBN 8421711687. 324 p.
Resumen: En Fin de viaje, una de las novelas más inteligentes y socialmente satíricas, Rachel Vinrace se embarca para Sudamérica en el barco de su padre, y es lanzada en un viaje de autodescubrimiento en una versión moderna de un viaje mítico. El conjunto desigual de pasajeros le da a Woolf la oportunidad de satirizar la vida contemporánea Eduardiana.

Estando callada

11 comentarios:

  1. Parece increíble pero todavía no he leído a la autora, así que me anoto tu propuesta.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen libro para estrenarse con ella, yo lo hice con "Las olas" hace cosa de 10 años y reconozco que me costó un poco, pero este se lee solo.
      Un besos!!

      Eliminar
  2. Hola!

    Creo que no he leído a la autora pero no lo podría asegurar; de todas formas me gusta lo que has contado de este libro así que estaré atenta por si me cruzo con él.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo tus reseñas, estoy segura de que te gustará, de todas formas, si te haces con él y lo lees me cuentas después ;)

      Un beso!!

      Eliminar
  3. Hola, Sandra. He leído a la autora, pero no esta novela. Por ello me alegra encontrar tu reseña y me gusta todo lo que nos cuentas en ella. Espero que pronto comiences un nuevo viaje laboral.

    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es de sus novelas menos conocidas, será por ser la primera porque la verdad es que es una delicia, así que me alegra haberla sacado a la luz para que la conozcáis.

      Muchas gracias, seguro septiembre, tras recargar pilas en vacaciones, viene cargado de oportunidades (o eso espero, jajaja).

      Un beso y feliz semana para ti también :)

      Eliminar
  4. Pues yo soy una de esas personas que desconocía totalmente esta historia de la autora, tampoco he leído nada de ella pero me gusta mucho lo que has comentado sobre ella. Así que anotada ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! ¡qué cabeza tengo! se me pasó contestarte el otro día. Cómo me alegra haberos 'descubierto' esta lectura, porque, la verdad, es que merece la pena. Ya me contarás cuando la leas :)

      Besitos!

      Eliminar
  5. Parece mentira, pero yo tampoco he leído esta novela, posiblemente porque fui a lo fácil y me quedé en Las olas y Una habitación propia. Sin embaro, me atrae un montón el argumento y teniendo en cuenta que me encanta esta mujer, no descarto leerla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kayena!
      Antes de nada, bienvenida y un placer tenerte por aquí.
      Suele pasar, y mucho, con todos los autores, cuando dan el pistoletazo de salida con uno, solemos olvidarnos del resto, por muchos más que tengan escritos, por eso, de vez en cuando, me gusta 'desviarme del camino', a veces encuentras pequeñas joyas como ésta.
      Un beso!

      Eliminar
  6. Precisamente me acabo de estrenar con Virginia Woolf con tres relatos suyos. Tendré en cuenta esta primera novela para futuras lecturas.
    Besos

    ResponderEliminar

¿Te imaginas la ilusión que hace que a los visitantes de tu blog les guste éste y te comenten las entradas?¿no?
Pues escríbeme un comentario díciéndome si te gusta el contenido, con sugerencias, preguntas o lo que se te ocurra (siempre desde el respeto) y ya verás que prontito te contesto.
¡¡Mil gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...