El antifeminismo de la Real Academia de la Lengua

15 junio 2016 -
¡¡Hola cronisteras y cronisteros!! ¿Qué tal? ¿Cómo va la semana? No es por nada pero ya que estamos en el ecuador de la semana, laboral, parece que cuesta menos ir a trabajar, ¿no? jeje. Bueno, hoy os traigo una pequeña sorpresa, una sorpresilla, y es que con esta entrada doy comienzo a una nueva sección, sí, una de esas que llevo diciendo tiempo que iban a aparecer en el blog... El caso es que todavía no la he creado como tal porque quiero realizar también otros cambios en el blog y... bueno, quiero implantarlo todo de golpe cuando ya esté todo listo, por lo que, de momento, dejo esta entrada en "Miscelánea" aunque cuando todo esté en orden pasará al apartado "Curioseando". Dicho esto, sólo me queda añadir que espero que os gusten este tipo de entradas porque serán regulares de ahora en adelante.



Desde que en 1713 se fundó la RAE (Real Academia de la Lengua), por por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga bajo el reinado de Felipe V, son más de 450 miembros (según Wikipedia) los que han formado parte de la institución.Sin embargo, más de tres siglos después, tan sólo 10 mujeres han pasado a formar parte de la Academia y la última ha sido nombrada este pasado domingo, día 12: Clara Janés.

La primera mujer admitida en la RAE fue María Isidra de Guzmán y de la Cerda en 1784, eso sí, como académica honoraria. Para que una mujer fuera aceptada como académica de número* hubo que esperar hasta 1978 (tras rechazar el ingreso de Concha Espina en 1928 y 1930 y de Emilia Pardo Bazán en 1912) y la afortunada fue Carmen Conde. A partir de entonces sólo ha habido nueve mujeres más: Elena Quiroga de Abarca, Ana María Matute, Carmen Iglesias, Margarita Salas, Soledad Puértolas, Inés Fernández Ordóñez, Carme Riera, Aurora Egido y, por último, Clara Janés.

Con el nombramiento de Clara Janés se abre, una vez más, el debate: ¿por qué hay tan pocas mujeres en la Real Academia de la Lengua? ¿cuál es el motivo? Muchos medios son los que se han preguntado esto durante estos últimos días, por ejemplo: El Periódico, El diario o La voz de Galicia. No obstante, el debate no es nuevo, lleva encima de la mesa desde hace muchos años y para muestra, un botón, aquí os dejo un texto, que lleva el mismo título de esta entrada (se lo he copiado), cuyo autor es Orestes Llorens, extraído de una novela de la colección Biblioteca de Oro de la Editorial Molino publicada en los años '40 del siglo pasado, ya me diréis en los comentarios qué os parece:

El antifeminismo de la Real Academia de la Lengua

Vuelve a hablarse del ingreso de la mujer en ese coto cerrado que siempre ha sido para ellas la Real Academia de la Lengua. Se comprende que en tiempo pasados existiera la unánime opinión de los académicos en contra de las mujeres, pero actualmente creemos que esa opinión, antes respetable, ahora resulta absurda a todas luces.

Hoy ocupa la mujer -y muy dignamente por cierto- altos cargos en la diplomacia, en la abogacía, en  la medicina y no digamos en el campo de las bellas artes, en donde son legión. Los prejuicios sustentados por aquellos doctos varones de antaño (que impidieron la entrada en su corporación a escritoras tan notables como lo fueron Gertrudis Gómez de Avellaneda; Cecilia Bohl, conocida por el popular pseudónimo de "Fernán Caballero"; Carolina Coronado, Concepción Arenal y Emilia Pardo Bazán), fuera ya hora de ser lanzados por la borda, pues en la actualidad hay mujeres de tal bagaje literario que nada tienen que envidiar a los señores académicos que hoy ocupan su sillón de inmortal en la vieja Academia, de la que también podría decirse, puestos a desmenuzar, que "no están todos los que son, ni son todos los que están".

No cabe duda que abunda en España, en el campo de la literatura y de las buenas letras mujeres que gozan de una popularidad que pudiéramos considerar internacional y sin embargo se les niega implacablemente, llevados por un rancio y absurdo antifeminismo, el derecho a ocupar un sillón académico.

Porque si no obedece a ese legendario antifeminismo, ¿qué puede alegarse en contra de su labor literaria a esas figuras próceres que se llaman Blanca de los Ríos, Catalina Albert "Víctor Catalá" y Concha Espina?

A los señores académicos de nuestra Real Academia de la Lengua Española, se les podrá tildar de ser "más papistas que el Papa", ya que ellos (suponemos) no deben ignorar que Carlos III, su egregio fundador, impuso fuese nombrada miembro de la Academia María Isidra, al doctora de Alcalá, y miembro también de la Sociedad Económica Matritense, sin otros merecimientos que el capricho real y teniendo tan sólo diecisiete años. En aquella ocasión presidía la docta corporación el Marqués de Santa Cruz y figuraban como académicos, entre muchos otros, gente tan relevante cual lo eran Campomanes, Hermosilla, Jovellanos, Samaniego, Iriarte, el duque de Almodóvar, el de Villahermosa, el Padre Aravaca, etc.

Y si entonces ingresó en la Academia una mujer, por un capricho (por muy 'real' que fuera), ¿por qué no hacerlo ahora por su innegable valía? Es obra de justicia que a la corta o a la larga habrá de hacerse.
Crónica de los libros que dan cuerda a mi mundo

El documento Saldaña, de Pedro de Paz

13 junio 2016 -
¡¡Hola cronisteras y cronisteros!! ¿Qué tal fue la semana en general y el fin de semana en particular? Yo aproveché el sábado para pasar el día en el Retiro y despedirme de la Feria del Libro de Madrid y lo curioso es que... ya estoy con el mono, el fin de semana que viene se me hará raro no poder ir a saludar a un escritor y otro... Pero bueno, la vida sigue y... aquí os traigo la ración del blog de cada lunes. 

documento, Saldaña, Pedro de Paz

"Yo soy yo y mis circunstancias", decía Ortega y Gasset (y no puedo estar más de acuerdo con él) y, también, podría haberlo dicho el protagonista principal de El documento Saldaña de Pedro de Paz, quien se ve implicado en una aventura contrarreloj.

Lógicamente, no os voy a contar de qué trata la aventura (lo podéis ver en el resumen, que pondré al final, si queréis) pero, ya que he mencionado al protagonista os diré que se llama Miguel Cortés y que por circunstancias de la vida en su pasado se ha visto obligado a realizar trabajos al límite de la legalidad y, en esta ocasión, el caso no es distinto, a pesar de sus ganas por reformarse. Miguel está acompañado en su andadura por Lola Álvarez, empleada en una galería de arte, y por Vassileiv, cuyo trabajo es muy parecido al de Miguel: venderse al mejor postor. Estos tres podrían considerarse los personajes principales, pero hay más, varios más, interesados en conseguir el mismo fin pero... no de las mismas maneras. Por otra parte, desde el punto de vista del estilo, todos los personajes son muy creíbles y están bien definidos.

Con un lenguaje coloquial y una alta dosis de intriga y un toque de romanticismo, Pedro de Paz hace que tú también te involucres en la historia, que participes, intentando resolver los misterios antes, incluso, que los protagonistas. Aunque el escritor lo pone imposible, en cada página hay un giro que echa por tierra tus hipótesis haciendo así que te mantengas pegado a sus páginas. Pero no sólo de intriga vive El documento Saldaña, otro gran punto a favor es la ambientación histórica de la novela, a pesar de no tratarse de un libro de este género: Pedro hace un recorrido por la historia de Madrid y sus monumentos desde la Guerra Civil hasta finales del siglo pasado que sorprende (algunos se encuentran en la página de Facebook) y, a la vez, incita a que quieras conocerlos más en profundidad y visitarlos todos, si es que todavía no lo has hecho.

En resumen, es una novela redonda, mezcla de thriller y aventura que todos los amantes del género deberían leer.


PAZ, Pedro de. 2008. El documento Saldaña. Barcelona: Círculo de lectores. 380 pp. ISBN 9788467233520.

Resumen: Miguel Cortés, un buscavidas que subsiste aceptando todo tipo de trabajos en el límite de la legalidad, recibe un día una peculiar propuesta: localizar y recuperar un antiguo documento redactado por un afamado empresario de principios del siglo pasado que contiene las claves de un tesoro artístico de incalculable valor. La mujer que lo custodiaba ha sido brutalmente asesinada y el documento Saldaña ha desaparecido. Atraído por una generosa oferta económica, Cortés acepta un encargo que lo llevará a introducirse en un inquietante juego de espejos en el que nada es lo que parece ser y que le acabará conduciendo hasta un fabuloso legado artístico desaparecido en los tumultuosos inicios de la guerra civil española y que fue dado por perdido para siempre. Un legado por el que muchas personas no dudarían en matar. Junto a Miguel Cortés, Lola, experta en arte y compañera de la mujer asesinada, se convertirá en su mejor aliada en esta peligrosa, y a la vez fascinante, aventura.

Crónica de los libros que dan cuerda a mi mundo

Nolan, de Gonzalo Jerez "El Selenita"

06 junio 2016 -
¡¡Hola cronisteras y cronisteros!! ¿Qué tal todo? Me hubiera gustado escribir más la semana pasada, que tengo muchas entradas pensadas pero no les doy salida, pero... llevo dos semanas con un catarrazo horroroso que no se me acaba de quitar... Eso sí, no os dejo sin la reseña del lunes. ¡A disfrutarla!

Nolan, Gonzalo Jerez


Si hace unos meses, cuatro exactamente, os hablaba por primera vez de Gonzalo Jerez "El Selenita" a través de la reseña de El 12 y un par de meses después lo hacía contándoos la presentación, tardía, de ese mismo libro, hoy quiero compartir con vosotros su segunda novela, Nolan, que está casi recién salida del horno (salió a la venta el 26 de mayo) y en la que he tenido la gran oportunidad y fortuna de colaborar y aportar mi granito de arena dando mi opinión al escritor antes de publicarla.

Lo primero que hay que decir al hablar de Nolan es que, en esta ocasión, Gonzalo Jerez nos trae una historia completamente distinta a la narrada en su primera novela, El 12, aunque ambas tienen algunos puntos en común que detallaré dos párrafos más adelante.

Pero antes de pasar a esos aspectos comunes, ¿quién es Nolan? Esta pregunta ha circulado bastante por las redes sociales, sobre todo en Twitter, y sólo os puedo decir que es el protagonista principal de esta historia. Lo siento, pero si os contara más sería desvelar mucho, así que no os queda más remedio que leer la novela para descubrir al personaje a fondo (ya me lo agradeceréis, jeje).

Y dicho esto, ahora sí, paso a contaros los puntos en común que veo entre las dos novelas de "El Selenita":
  • Aunque el escritor lo niegue, también tiene su pequeña parte autobiográfica, o... bueno, quizás 'autobiográfica' no sea la palabra más adecuada, pero sí encuentro reflejadas en el personaje de Nolan algunas características del autor, por ejemplo en esta frase: 
 (...) Nolan siempre trataba a la gente que le presentaban como si no fuera la primera vez que hablaba con ellos. 
  •  Es una novela que en seguida te atrapa, por lo cual tardarás en leerla dos suspiros, no podrás soltarla hasta acabarla.
  • Tiene, al igual que su anterior novela, un lenguaje fluido y desenfadado.
  • No le falta ese toque nostálgico representado por la soledad que es, a la vez, un llamamiento al optimismo y la esperanza.
  • A pesar de que hay un protagonista central, el resto de personajes tienen también muchísimo peso, todos cumplen su papel en la trama. 
  • El final es completamente inesperado.
Sin embargo, a pesar de estas similitudes, reitero que son dos obras completamente distintas. He aquí las diferencias:
  • El primero, el que más destaca y el principal es su cambio de registro, de género. Y perdonadme de nuevo pero... tampoco os voy a decir a qué género pertenece esta novela, sería daros pistas.
  • Nolan incluye dos historias en una, cuyo nexo es una canción.
  • El ritmo es más tranquilo que en su primera novela, lo cual no quiere decir que carezca de acción, pero sí que ésta es más reposada.
  • No obstante, contradiciendo al punto anterior, la tensión vivida mientras se lee es mayor
Y ¿qué más os puedo decir? hay novelas que son muy complicadas de explicar con palabras, hay que leerlas, que vivirlas y ésta es una de ellas. ¿Por qué? porque  sin percibirlo, con su ritmo cadencioso, te va atrapando como si de una tela de araña se tratara y para cuando quieres darte cuenta ya es demasiado tarde, no tienes escapatoria.


JEREZ, Gonzalo. 2016. Nolan. Amazon.

Resumen: “Nolan, un escritor saturado por su vida en la ciudad, decide irse a un retiro para acabar su siguiente novela. Sus pasos le llevarán a un pequeño y solitario pueblo, donde la paz y la tranquilidad de la zona harán de bálsamo, invocando a sus musas. Pronto comienza a escribir su novela, y todo parece ir sobre ruedas. La inspiración ha vuelto. Pero tras esa aparente calma se esconde algo oscuro y pronto comenzarán a suceder hechos extraños. Una casa solitaria, un bosque laberíntico, tormentas eléctricas sin explicación y una canción que no deja de sonar, harán que Nolan empiece a sospechar que una amenaza se cierne sobre él.” Combinando la historia de Nolan con la que está escribiendo, Gonzalo Jerez teje una trama de la que es difícil escapar, sumiendo al lector en una lectura frenética, absorbente y deliciosamente asfixiante


(Imagen: collage con foto de BlogMueble y cubierta de Nolan)
Crónica de los libros que dan cuerda a mi mundo